Destacada

EL OPORTUNISMO LOS UNE: Macristas, seguidores de Milei, izquierda tilinga y giojistas buscan rédito de las marchas.

Que los liberales, macristas y el imbecilismo izquierdista se unan es de esperar, pero lo que llama la atención es el accionar de giojistas y otros miembros del Frente de Todos, que a espejo del nacional, no se dan cuenta que están haciendo agujeros en el barco que los lleva. En vez de que los una el espanto y entiendan que lo que está del otro lado es mucho peor y será letal para los sanjuaninos, se quedan mirando lo bonito que son los agujeros que hacen y que si se hunde la nave también se ahogarán. ¿Será que la adicción al cargo puede más?

Siempre que hay una movilización o marcha, de lo que sea y que congregue mucha gente, aparecerán “las moscas” oportunistas, demagógicas con las se oponen a todo porque si.

No les importa el reclamo, no empatizan con los manifestantes, sino que se relamen porque ven ahí la miserable posibilidad de sacar tajada de eso, nada más.

Las marchas docentes sanjuaninas no son la excepción, la inflación junto a los rezagados y bajos salarios han impactado en medio de un ambiente de una creciente disconformidad con la situación económica.
En paralelo se suman los cruces de la política nacional y provincial a medida que se tensan las internas que les importan a una mínima porción de la población, pero que para “las moscas” es la sal de la vida y su único objetivo: ocupar un cargo a como dé lugar y para ello debo bajar al que está.

Así aparecieron figuritas de Juntos por el Cambio, seguidores de Milei junto a Giojistas y militantes de los partidos de la izquierda troskista.

Los liberales macristas y libertarios (el combo siempre va completo) exigiendo subas de salarios a los “populistas” pero ellos siempre que acceden los bajan y destruyen todo. Eliminaron el Ministerio de Salud de la Nación, bajaron los presupuestos de cultura y educación de una manera brutal echando gente y la líder extremista Bullrich pide ahora eliminar el Ministerio de Educación y arrasar lo que más se pueda de las universidades públicas. Esa es su mirada a favor de los muy ricos y lo que hacen es de una perversidad enorme.

Y así aparecen figuras como Colombo, el exponente máximo del oportunismo de derecha sanjuanino, en pose de carancho al lado de los manifestantes docentes, a sabiendas de que si son gobierno con Orrego los despedazarán.

El giojismo se acopla a la tropa liberal haciendo el juego porque cree que todo lo que ayude a dañar al uñaquismo le allanará el camino de las internas y así volver a ocupar el sillón. En esta movida han arreado algunos peronistas desorientados y pseudo progresistas que no ven otra manera de estar “posicionados para las listas” que la molienda de compañeros.
En realidad están jugando contra ellos mismos porque al igual que pasa a nivel nacional, si los que están en el Frente de Todos local no ven que el adversario está afuera y que el enemigo es otro, pierden. Ahí está un referente giojista como Eduardo Camus entre los “protestadores” frente a la Catedral el pasado 25 de Mayo, de la mano de un barrabrava de Unión, “el” Walter Gambeta. A la par la diputada del mismo sector, Graciela Seva, daba el aval político a estas movidas. ¿Recuerdan ustedes las reacciones desde el giojismo cuando alguien atinó a marchar por algo?. Tan caranchos como Colombo.

Mención aparte es la de Alberto Armas, dirigente de la cruzada sumándose al “quilombo” junto a los que cocinaron a su partido cuando ayudaron a “a bajar a Avelín” y vitoreando con sus nuevos pares: los seguidores del ultraderechista Milei.

Como parte del paisaje protestatario siempre estará esa izquierda tilinga que cree que cualquier juntadera de gente huele a “rebelión popular”. No se ponen ni a analizar mínimamente algo y salen corriendo a apoyar a cualquiera que marche por lo que sea. Al igual que los otros son oportunistas, pero estos son patológicos, tienen como una especie de enfermedad mental que hace que se junten con los más oligarcas y terratenientes sojeros como en los cortes del “campo”, o sean parte del apoyo logístico de los líderes autoconvocados de los docentes que son de Juntos por el Cambio y Milei. Lo que hacen espanta a muchos sectores y terminan siempre acordando con la derecha. Como decía un líder hace mucho tiempo: “estos trotskistas te hablan por izquierda pero siempre se alían con la derecha más rancia. Son soldaditos al servicio de los poderosos, si no, no actuarían de la manera irracional que lo hacen”.

¿Y el uñaquismo? Claramente es el actor político que falta. Luego de las últimas elecciones hay una sensación de debilitamiento por el acotado triunfo y que ha entusiasmado a la oposición. Sobre las acciones de gobierno no hay dudas que muchas son cuestionables, como las de la forma de implementar la Red Tulúm de manera intempestiva y no escalonada que lleva a que ahora se tenga que remendar. Al igual que el giojismo, el uñaquismo tiene a la obra pública y a los grandes eventos como centrales, aunque hoy muchos ven que hay innecesarios gastos en mega espectáculos deportivos o culturales que podrían ser destinados a otra cosa. Por ejemplo.
Pero remitiéndonos a los reclamos docentes, hubo una respuesta, adelanto de paritarias y compromiso de mejorar salarios en la “medida de lo que sea posible”, aunque no hubo una respuesta política altisonante, tal vez en la creencia de que mientras menos ruido mejor. ¿Será esta reacción suficiente?. Eso se verá, lo que sí deberá acompañarse con una acción política en simultáneo que sume al diálogo interno, como la institucionalización del Frente de Todos, algo más a tono con la campaña que ya se largó. Imagino que esperan la resolución de las PASO para eso.

Vivimos momentos críticos, como tantos en nuestra historia, esperemos que los sectores más racionales y pragmáticos den curso a este delirio interno de la coalición gobernante o no habrá ni 2023 ni salarios dignos para nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *